Esunmomento.es - Espacio de Miguel Ángel Olmedo Fornas,...

esunmomento.es

Estás en... Pensamiento > Referencias

Elegir

 

La elección define a la persona.

 

La existencia humana tiene un sentido pleno cuando se puede elegir entre las opciones en ella contenidas, unas más visibles y cercanas que otras, pero todas en disposición de examen con tal de quererlas afrontar.

    La elección es lo que hace que una persona sea lo que es, por lo tanto, la define y en consecuencia lo que la constituye.

    En la persona la elección tiene carácter voluntario, igual que lo es un acto súbito, una determinación instantánea; pero a diferencia del acto, que puede manifestarse de un modo meditado o puramente reflejo, la elección implica un principio racional, una patente racionalidad, y la actividad del pensamiento mediante la cual algo es elegido con anterioridad a otras cosas y algo es elegido entre varias cosas.

    Remarcado el componente moral en las decisiones que parten de una elección.

    Se elige en función de un proceso deliberante en el que interviene decisivamente la razón, la racionalidad del ser superior, la cual sopesa el pro y el contra, y también, sobre todo, los principios en virtud de los cuales se efectúa dicha elección.

 

Hay que diferenciar la elección, que es personal, de la votación, que viene previamente dirigida y compete a un ámbito compartido. Por regla general, las votaciones favorecen a quien convoca para supuestamente decidir respecto a una propuesta que implica para su puesta en escena la mayor participación social. En este caso, la elección individual queda supeditada a los nombres y objetivos susceptibles de voto; nada fuera de ello.

    Po lo que, aun siendo todo elegible para la persona, no todo es votable ni individual al decidir. Aspecto este de la voz coral que funde y confunde las partes en la agrupación y, como salvaguarda de la entidad proponente por si el resultado a la corta o a la larga difiere de la aspiración trazada, escuda bajo la égida del grupo votante, valga la paradoja, la responsabilidad del fracaso, la estafa y el engaño; además de diluirla y en demasiados casos suprimirla del registro de entradas de las denuncias cívicas.  

Miguel Ángel Olmedo Fornas

¬ 06/10/2017